Si tienes algún defecto de visión, habrás soñado muchas veces con el momento de abrir los ojos y ver lo que te rodea con nitidez, sin tener que recurrir rápidamente a colocarte las gafas o ponerte las lentes de contacto.

En Clínica El Brillante trabajamos con una técnica de cirugía refractiva que incorpora ventajas frente a otras de reducción de miopía, hipermetropía o astigmatismo. Se trata de las lentes implantables ICL, una lente que se introduce en el ojo para corregir su visión. Las ICL ofrecen beneficios muy que tener en cuenta para las personas con defectos de visión, y ofrecen un rango mucho más amplio de graduaciones que puede liberarlo de sus gafas y lentes de contacto.

¿Cómo es la cirugía refractiva con implante de lentes ICL?

La intervención consiste en introducir una lente muy fina entre el iris y el cristalino, de forma que la lente se despliega dentro del ojo, como si fuera una lente de contacto, pero en vez de sobre la córnea, queda cubriendo el cristalino. Es una operación muy sencilla, que tiene una duración aproximada de solo 8 minutos por ojo.

Respecto a la recuperación, es bastante rápida, si bien se aconseja dejar un par de días entre la intervención de un ojo y otro. Los días posteriores se puede llevar a cabo una vida normal, aunque es conveniente mantener el párpado y la piel que rodea al ojo limpios, y evitar frotarse los ojos.

¿Qué ventajas aporta?

  • Elimina el síndrome del ojo seco. El Colámero biocompatible de las ICL mantiene la química natural del ojo y no provoca el síndrome de ojo seco.
  • Procedimiento reversible mediante una inserción de lente. Es una corrección a la visión incorporada. A diferencia de otros procedimientos, el procedimiento de ICL no extrae tejido corneal, sino que funciona en armonía con el ojo. La lente se despliega suavemente en el ojo, descansa detrás del iris, y es biocompatible con la química del cuerpo.
  • Opción removible. Los pacientes con ICL pueden corregir su visión con toda tranquilidad. En caso de un cambio importante de graduación o cualquier necesidad que pueda surgir en un futuro, la lente ICL se puede retirar.
  • Procedimiento rápido. El material de las ICL permite que el método de inserción sea más fácil. Con solo 3.5 mm para insertar, se puede optimizar considerablemente el tiempo del procedimiento y recuperación. Se trata de un procedimiento indoloro, que solo necesita unas gotas de anestesia, y la mayoría de las personas pueden retomar sus actividades diarias en solo unos días.
  • Protección contra rayos UV. El material Colámero del que están compuestas las ICL cuenta con propiedades que brindan protección UV, al mismo tiempo que dejan pasar la luz natural visible sin alterarla.
  • Amplia variedad de graduaciones. Las ICL ofrecen un amplio rango de corrección para miopía, hipermetropía y astigmatismo. Muchos pacientes no cumplen con los requisitos para ser candidatos a otro tipo de cirugía refractiva debido a que su graduación es demasiado alta o poseen córneas delgadas, pero esta técnica permite corregir hasta -18 dioptrías.

Si quieres más información sobre este tipo de lente con la que ya trabajamos en Clínica El Brillante, pídenos una cita sin compromiso y te daremos información detallada. Olvídate de gafas y lentillas, y empieza a ver el mundo con otra mirada.