Quizás hayas oído hablar de ellas pero no sepas muy bien (o en absoluto de qué tratan).

Las dioptrías son la unidad de medida de graduación delos ojos. Estas nos indicarán la potencia (mayor o menor) que requiere la lente que dicha persona va a usar. Las dioptrías se contabilizan de 0’25 en 0’25; por eso a mayor graduación, mayor es el número de dioptrías que se necesitan en la lente (el cristal de gafas o lentillas).

 

Hay diferentes tipos de ojos, en cuanto a dioptrías se refiere:

  • Encontramos los ojos sin graduación, también conocido como ojo emétrope: en este tipo de ojos, la función de la vista funciona a la perfección. La imagen que se está viendo pasa a través de la córnea, la pupila y el cristalino y queda perfectamente enfocada en la retina.
  • Ojo con hipermetropía: es menos frecuente que otras de las afecciones que puede sufrir nuestra visión y provoca más desenfoque de cerca que de lejos. En las personas que tienen esta afección la imagen se forma por detrás de la retina.
  • Ojo con miopía: es la afección más común y lo que provoca es que no se ve bien de lejos. depende del número de dioptrías que se tenga afectará la visión a una distancia u otra. Un ojo miope es aquel en el que la imagen se forma en el ojo antes de llegar a la retina y se produce un desenfoque. Por eso encontramos que, cuanto más lejos de la retina esté esta imagen más miopía tendrá ese ojo.
  • Ojo con astigmatismo: es por decirlo de alguna forma, cuando dentro del mismo ojo encontramos dos valores de graduación diferentes. Afecta tanto a la visión de cerca como de lejos.
  • Ojo con presbicia: es comúnmente conocida como vista cansada. Podríamos decir que es una variante de la hipermetropía porque la imagen también se forma por detrás de la retina.

Información propia y de “Cuida tu Vista”.