La llegada del buen tiempo y el verano trae consigo el aumento de la exposición al sol, es por ello que lo que se supone diversión puede llegar a causarnos verdaderos estragos en nuestra vista y en nuestra visión.

Las radiaciones que más daño producen en las estructuras oculares son las UV; radiaciones que aunque avisen del daño no tienen un efecto inmediato. El uso de gafas de sol será pues la mejor forma de prevenir y proteger los ojos de dicha radiación.

En especial hay ciertos sectores o grupos en los que el riesgo se intensifica, como en los niños y adolescentes en los cuales no se han desarrollado en su totalidad las estructuras oculares. Además las personas que realizan alguna actividad al aire libre junto con aquellos que han sido operados de la vista también son un grupo con alto riesgo frente a las consecuencias de la radiación.

En este sentido, hay que tener en cuenta ciertos factores de riesgo que intensifican los efectos de dichas radiaciones, como son:

  • Las horas centrales del día, que en este tiempo se encuentran entre las 11:00h y las 17:00h.
  • En zonas de playa, montaña con nieve… en las que la radiación es reflejada por dichas superficies el riesgo es muy alto.
  • El uso de determinados fármacos que impliquen la absorción indirecta de la radiación UV.

[…]

Es por ello que el uso de gafas de sol [homologadas] se convierte en un factor muy importante de prevención de dichos problemas visuales.

Fuente: somosoptometristas.com

×
 

YA PUEDE RESERVAR SU CITA PREVIA DESDE NUESTRA PÁGINA WEB

Reserve aquí su Cita