Seguro que lo has notado: a veces, cuando pasas demasiado tiempo trabajando con la vista en una determinada postura –como al estudiar o trabajando con el portátil- notas que tus ojos se resienten. Sin embargo, en otras ocasiones no lo sufres de la misma manera. Lo más seguro es que las circunstancias que envolvieran una y otra situación no fueran las mismas, y mientras en el primer caso no estuvieras respetando las pautas de ergonomía visual, en el segundo, sí.

La ergonomía visual estudia la forma para alcanzar la mayor comodidad y eficacia de una persona cuando realiza tareas que requieren de un esfuerzo visual importante. Por ejemplo, el trabajo en ordenador. Puede que no sea algo en lo que pienses a menudo, pero de la postura de tu cuerpo al sentarte delante de la pantalla depende la salud de tus ojos. ¿Cómo? Muy sencillo. Colocarnos con una postura no recomendada supone hacerlo con una inclinación facial concreta que, influye en el esfuerzo que nuestros ojos han de realizar para enfocar. Lo recomendable es que haya una inclinación de 20º para la lectura, y de 10º si vamos a escribir.

Si eres de los que tienen por costumbre acercarse mucho al libro o al ordenador, ¡cambia de hábito! Lo ideal es que la distancia entre los ojos y el objeto al que enfoquemos sea la misma que la del codo a los nudillos. Pruébalo y verás cómo notas la diferencia. Y si el problema es que no ves adecuadamente si aumentas la distancia, ya sabes: es hora de acudir al especialista.

Pero la ergonomía visual no solo estudia el cuidado de la higiene postural. Hay otros factores, como la iluminación, que influyen de forma decisiva en el bienestar de la vista. A la hora de realizar acciones que dependan de esfuerzo visual, seguro que tiendes a evitar las zonas en penumbra. No obstante, el caso opuesto, la luz directa sobre nuestros ojos, tampoco es conveniente, así como fijar la vista en objetos en sombra. Y ojo con la ventilación: un ambiente cargado también acentúa la somnolencia, así es que mantén el espacio aireado y con una temperatura media.

La ergonomía visual puede ayudarnos a evitar posibles patologías oculares, disminuyendo los síntomas de fatiga visual. Aparte tener en cuenta estos consejos preventivos, te recomendamos que hagas breves descansos para relajar la vista. Puedes hacer uso de la técnica 20-20-20, muy efectiva para paliar el cansancio visual. Son pequeños gestos, y tus ojos te lo agradecerán.

×
 

YA PUEDE RESERVAR SU CITA PREVIA DESDE NUESTRA PÁGINA WEB

Reserve aquí su Cita