Un gran número de personas tiene los ojos marrones mientras que el resto, una pequeña parte de la población los tiene azules o verdes. Sin embargo, existen ocasiones en las que, en una persona coexisten dos colores diferentes: teniendo, bien un ojo de cada color o incluso dos color muy distintos dentro del mismo ojo. Este fenómeno se conoce como “heterocromía del iris” y no es tan inusual como parece.

La parte del ojo que le da su color característico es el iris: una membrana que se encuentra situada entre la córnea y el cristalino. Separa la cámara anterior de la posterior y su principal función es el regular la cantidad de luz que llega a la retina.

El color del iris lo define la herencia genética. En los niños, inicialmente la coloración es gris o azul y será entre los 6 o los 10 meses de edad cuando se fija el color definitivo. Esto dependerá de la cantidad y coloración de los melanocitos. Será de esta forma que si los melanocitos se concentran en la superficie posterior del iris, el ojo será de color azul, mientras que si se distribuye por todo el iris el ojo será de color marrón.

Con respecto a la heterocromía las hay de diferentes tipos. Iridium o completa, es la que define la situación en la que una persona presenta cada ojo de un color (no es frecuente en personas pero sí en perros, gatos y caballos); iridis o parcial será donde la persona presenta dos tonalidades muy distintas dentro del mismo ojo.

Por otra parte, además también se puede catalogar la heterocromía en función del momento de aparición: bien heterocromía congénita (de origen genético o estar asociada a otras enfermadades como puede ser la neurofibromatosis) o bien ala heterocromía adquirida (que puede aparecer a lo largo de la vida como resultado de lesiones u otras enfermedades de base).

*Información de la web www.rahhal.com

 

×
 

YA PUEDE RESERVAR SU CITA PREVIA DESDE NUESTRA PÁGINA WEB

Reserve aquí su Cita