Nuestros quirófanos

Dados de alta en Sanidad como Centro de Cirugía mayor ambulatoria desde el año 2003, disponemos de una sala de láser para cirugía refractiva y de dos amplios quirófanos totalmente instalados y equipados con los equipos necesarios para este tipo de cirugías (monitores multiparamétricos, respiradores, electrobisturís, aspiradores quirúrgicos, sistemas de bombeo, autoclaves, fuentes de luz, desfibriladores…), así como otros equipos específicos para microcirugía ocular (Microscopio Lumera 700, Calisto, Visumax o Mel 80 de Carl Zeiss entre otros) y las últimas innovaciones en equipos de diagnóstico.

Nuestros quirófanos son utilizados por nuestros Doctores así como por Doctores externos de diversas especialidades que realizan gran variedad de intervenciones (Urología, dermatilogía, proctología, cirugías locales, fecundaciones in vitro, liposucciones, aumento de mamas…) además de las propias de microcirugía ocular. Disponemos además de personal auxiliar y circulante cualificado, acceso al edificio y sala de espera exclusiva para pacientes de quirófano y seis habitaciones/box para el pre y post operatorio de los pacientes y familiares (algunos de ellos con cama). También existe la posibilidad de alquiler de consultas en la primera planta de nuestra clínica.

Quirófano para Cirugía Refractiva

Láser Zeiss VisuMax

Láser de femtosegundo de última generación (500 KHz):

Permite la creación del flap corneal con una energía 100 veces menor que los láseres de la generación anterior. La lente de aplanación que contacta con el ojo está diseñada de tal forma que minimiza cualquier aumento de la presión intraocular y no incapacita la perfusión de la arteria central de la retina, permitiendo que los pacientes continúen viendo la luz de fijación.

Capaz de realizar la técnica FLEX que permite corregir dioptrías corneales sin vaporización del tejido corneal. Preparado para realizar la técnica RéLEx Smile en exclusiva en Córdoba.

Láser Zeiss MEL 80

Mayor seguridad

El láser MEL 80 incorpora numerosas medidas de seguridad entre las cuales destacan:

Nuevo sistema de detección de los movimientos oculares (eye-tracker) ultrarrápido basado en la detección mediante infrarrojos de la posición de la pupila. De este modo el sistema es capaz de detectar movimientos del ojo durante la actuación del láser y los lugares de impacto para que estos sean los correctos. El tiempo que tarda el sistema en detectar que el paciente ha desviado su mirada del lugar correcto y en reaccionar es de tan sólo 6 milésimas de segundo.

Sistema mejorado de control atmosférico sobre el ojo. Permite que a lo largo de la intervención se mantenga estable la atmósfera situada en torno al campo corneal sobre el que actúa el láser. Para ello se crea una corriente de aspiración que va retirando los humos, partículas y detritus que va generando la acción de los impactos del láser. Esto no sólo minimiza las posibilidades de infección, sino que además contribuye a una mayor precisión al estandarizar la atmósfera situada en torno al ojo haciéndola menos dependiente de las condiciones medioambientales del quirófano.

Detección y compensación de los movimientos giratorios de ciclotorsión. Algunas personas cuando se encuentran en posición tumbada rotan ligeramente sus ojos de una forma involuntaria. Esto puede determinar, sobre todo en los casos de astigmatismo, que la corrección de las dioptrías no sea completa.

Mayor precisión

La precisión de un láser es muy importante, puesto que va a determinar la calidad de los tratamientos realizados. La precisión viene dada por diversos factores, uno de ellos es el tamaño de los impactos del láser.

Del mismo modo que cuanto menor es la punta de una pluma estilográfica, mayor es la precisión de los trazos que podemos realizar, cuanto menor es el tamaño de los impactos del láser, más finos y exactos serán los tratamientos por él realizados.

El láser MEL 80 dispone de un tamaño de spot de 0,7 milímetros y de una extraordinaria capacidad para colocar esos impactos muy cerca unos de otros, lo que se traduce en tratamientos muy uniformes.

Al mismo tiempo, un spot de láser pequeño permite llevar a cabo cirugías personalizadas.

Mejores resultados

Todos los aspectos anteriormente mencionados van a traer consigo una mejoría de los resultados obtenidos.

El éxito del tratamiento no solo viene condicionado por la desaparición de las dioptrías previas, sino también por el mantenimiento de la calidad visual previa a la cirugía. En ambos campos, cuantitativo y cualitativo, el láser MEL 80 obtiene unos resultados sobresalientes.

En cuanto a los resultados cuantitativos la predictibilidad de los resultados es muy alta, de tal modo que los índices de retratamiento debidos a que hayan quedado dioptrías residuales son muy bajos (por debajo del 2%).

Con referencia a los resultados cualitativos el patrón de tratamiento del láser trata de conservar la arquitectura fisiológica del ojo, lo que se traduce en una mejor calidad visual en visión de contraste y en condiciones nocturnas y de escasa iluminación.

Quirófano para Cirugía Ocular y otras especialidades

Microscopio Quirúrgico Zeiss Lumera 700

Recientemente y continuando con nuestra ambición de contar con la última y mejor tecnología, en Clínica El Brillante Oftalmología hemos adquirido el microscopio Lumera 700 de Carl Zeiss. Este microscopio quirúrgico es hoy por hoy el más avanzado dentro del mercado y, por sus características, ofrece una precisión óptima para las diferentes intervenciones oculares.

Gracias a su sistema de alineación de la lente tórica sin marcas ZEISS, el equipo puede predecir mejor el resultado refractivo de los pacientes. Además, la función de introducción de datos de la familia ZEISS OPMI Lumera muestra los datos del ajuste sin marcadores de la LIO tórica con gran resolución y con colores reales en el ocular, lo que posibilitan un enfoque puro y visibilidad clara y más nítida, sin distracciones del campo quirúrgico.

Junto al microscopio Lumera 700 de Carl Zeiss, completan el equipo Cataract Suite de Zeiss, el Calisto eye, así como el IOL Master y el Forum, equipación de la que ya disponíamos. Durante el proceso quirúrgico para implantar una LIO torica, pueden ahorrarse los pasos manuales pre y postoperatorios, asi como la transferencia manual de datos. Esto conlleva una gran comodidad para los pacientes.