Cómo limpiar y evitar las legañas

Las legañas siempre aparecen cuando nos despertamos. Suelen ser bastante molestas, sobre todo cuando estamos resfriados, de modo que podemos explicaros ahora el porqué se forman, cuáles son los pasos para limpiar las legañas y cómo evitarlas.

Por qué se forman las legañas

Las legañas que todos tenemos al despertar no son más que una combinación de moco, aceite, células de la piel y otros desechos que se acumulan en la esquina del ojo mientras dormimos. Pueden ser húmedas y pegajosas o secas y con costra, dependiendo de la cantidad de líquido en la descarga que se haya evaporado.

Aunque no lo parezca, las legañas tienen una función protectora, ya queelimina los restos de desecho y los residuos potencialmente dañinos de la película lagrimal y la superficie frontal de los ojos. Piensa que durante el día recibimos todo tipo de polución y bacterias que aunque no lo notemos acaban en los ojos, además no olvidemos los productos de maquillaje como máscara de pestañas o lápiz de ojos que se aplican las mujeres y que, aunque se retiren, también son parte de esos restos de desecho.

Pero ¿Cómo se producen las legañas? Nuestros ojos producen mucosidad a lo largo del día, pero una película delgada y continua de lágrimas baña tus ojos cuando parpadeas, las cuales apenas notamos y que en raras ocasiones se manifiesta (es decir, que salen fuera del ojo).

Cuando estás dormido y no parpadeas, la descarga ocular se acumula y forma costras en las comisuras de los ojos y, a veces, a lo largo de la línea de las pestañas las cuales denominamos legañas.

La mayoría de veces tener legañas es algo normal, pero la descarga ocular excesiva, especialmente si es de color verde o amarillo y se acompaña de visión borrosa, sensibilidad a la luz o dolor ocular, puede indicar una infección ocular grave o una enfermedad ocular y debe ser examinada rápidamente por un oculista. De todos modos, tampoco debes dejar las legañas en tus ojos así que debes saber cómo se limpian y cómo se evitan.

Pasos para limpiar las legañas:

Para limpiar las legañas, bastará con lavarse bien la cara con agua al despertar, pero a veces tenemos legañas realmente grandes o las que se quedan fijadas en las pestañas o en el lagrimal.

  1. El primer paso para eliminar la mucosidad encostrada o gruesa de las legañas es ablandarla primero para que sea más fácil de limpiar. Remoja un algodón o una gasa esterilizada en agua tibia, luego presiona suavemente la gasa sobre la legaña durante unos segundos para suavizar la mucosidad. O sencillamente lo pasas de manera delicada por las pestañas, en el caso de que la legaña se localice en esta zona.
  2. Limpia suavemente y, si tienes legañas a causa de una infección, es mejor que limpies con un nuevo algodón o gasa varias veces a lo largo del día.

Formas de evitar las legañas:

Las legañas parecen inevitables si tenemos en cuenta toda la polución a la que estamos expuestos a lo largo del día, pero si deseas evitarlas será bueno que por las noches antes de dormir limpies bien tus ojos.

Basta con pasar una gasa esterilizada y mojada con agua tibia como hemos recomendado para limpiar las legañas. O también puedes humedecer la gasa en un poco de manzanilla que, además de limpiar bien el ojo, te calmará la molestia en el caso de sufrir de infección ocular.

Por otro lado, será bueno que evites las corrientes de aire que puedan afectar de manera directa al ojo y provocar que salgan más legañas. Otro consejo es que al acostarte te apliques un poco de suero en los ojos para que duermas con los ojos limpios.

Por las mañanas, procura no abrir demasiado rápido los ojos, no evitarás las legañas pero conseguirás que las que te han salido no se expandan más allá y te llegue a doler al abrir los ojos.

 

 

Fuente: okdiario.com

 

×
¡Hola!
¿Sabías que también puedes contactar con nosotros a través de Whatsapp?
Podrás solicitar una nueva cita, modificar una ya existente, realizarnos cualquier consulta... ¡Pruébalo!